martes, 11 de diciembre de 2018

NASA INICIA SU NUEVA CAMPAÑA PARA VOLVER A 'CAMINAR' POR LA LUNA Y LLEGAR A MARTE

PUBLICADO: 28 SEPTIEMBRE DEL 2018.

Espera volver a llevar seres humanos al satélite natural del planeta a finales de la década de 2020. (Foto: NASA)

Enviar astronautas a la Luna y a Marte son dos de los objetivos que persigue la NASA y ya previó las fechas para hacerlo. Para ello, cuenta con el apoyo del presidente de EE.UU., Donald Trump, quien firmó el Space Policy Directive-1, que impulsa el desarrollo de un programa de exploración que permita la expansión humana por el sistema solar y genere nuevos conocimientos.

A menos de un año de cumplirse medio siglo del primer alunizaje, la agencia espacial de Estados Unidos confirmó que espera volver a llevar seres humanos al satélite natural del planeta a finales de la década de 2020. Esta iniciativa forma parte de la Campaña Nacional de Exploración Espacial, remitida al Congreso, que también prevé orbitar la Luna en 2023.

En su conjunto, el proyecto consta de varios objetivos, como convertir en operaciones comerciales los vuelos espaciales en la órbita terrestre, emplazar bases de apoyo a las misiones en la superficie lunar y en el espacio exterior, además de identificar nuevos recursos en la superficie de la Luna utilizando misiones robóticas. También busca conocer la capacidad que se necesita para lanzar misiones con astronautas a Marte y otros destinos, lo que aspiran concretar en la década de 2030.

(La agencia estadounidense presentó su Campaña de Exploración. Foto: NASA)

LA CLAVE

Estos planes para establecer una presencia permanente en la Luna y en sus alrededores descansan en el éxito de la plataforma Gateway que, en un principio, podría trasladar misiones científicas de entre 30 y 60 días.

También servirá, según la NASA, para que EE.UU. pruebe nueva tecnología y sistemas para llegar al espacio profundo, incluido Marte, estudiando la manera en que los organismos vivos reaccionan a la radiación y la microgravedad de un entorno espacial profundo durante largos períodos.

Además, podría servir como una plataforma para el ensamblaje de cargas y sistemas, un módulo de comando reutilizable para la exploración de la Luna y su entorno, además de una estación con depósitos de reabastecimiento de combustible, plataformas de servicios y devolución de muestras.

“La primera Gateway estará alrededor de la Luna, pero pienso en una segunda Gateway como un transporte en el espacio profundo” que permita llegar hasta Marte, expresó Jim Bridenstine, administrador de la NASA.

(Fuente: RT en español )

DATOS CLAVES SOBRE LA NASA

La NASA es la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos.

Fue fundada por el presidente Dwight D. Einsenhower en 1958 con una orientación civil.

Entre los éxitos más importantes de la nasa se encuentran las misiones Apolo que llegaron a la Luna. Actualmente apoya la Estación Espacial Internacional, mientras explora otros planetas, estrellas, siendo su objetivo más inmediato Marte, el planeta rojo.

DATOS CLAVES DE LA LUNA

La Luna es el único satélite natural de la Tierra.

Es el quinto satélite más grande del Sistema Solar. En cuanto a proporción respecto a su planeta, es el más grande.

La Luna es a la fecha el único cuerpo celeste en el que el ser humano ha realizado un descenso tripulado.

Fuente:



NASA: ¿QUÉ SON LAS 'TECNOSIGNATURAS' PARA BUSCAR CIVILIZACIONES EN EL ESPACIO?


PUBLICADO: 1 DE OCTUBRE DEL 2018.


La agencia espacial estadounidense plantea identificar ‘tecnosignaturas’ para sus futuros descubrimientos. (Foto: NASA.gov)

Un taller llevado a cabo por la NASA entre el 26 y el 28 de septiembre en la ciudad de Houston, en Texas, ha marcado el reinicio de la búsqueda de civilizaciones remotas por la agencia espacial. La luz verde a esta clase de actividades la dio el Congreso de Estados Unidos hace varios meses, afirma un artículo del sitio web Universe Today .

El enfoque actual promete ser muy diferente de como era a finales del siglo pasado, cuando el programa de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre (conocido por su acrónimo en inglés como SETI) fue también incumbencia de la NASA. Ahora lo que se plantea la agencia espacial estadounidense es identificar ‘tecnosignaturas’, es decir, las huellas o los efectos del uso de tecnología en las galaxias.

“El ejemplo más obvio pueden ser las ondas de radio, pero algunos expertos descartan incluso eso”, destaca el autor del artículo, Evan Gough, “puesto que el universo está plagado de ondas de radio producidas por fuentes naturales”.

NO VOLVERÁN A ESPERAR SEÑALES DEL ESPACIO

Los expertos dan por fallida la misión SETI, que esperaba que las civilizaciones alienígenas enviaran a la Tierra alguna señal deliberada. En cambio, la nueva búsqueda tratará de interceptar las señales no intencionales capaces de proporcionar pruebas de la existencia de una civilización tecnológica.

Esta clase de signaturas pueden consistir en emisiones láser, indicaciones de megaestructuras masivas al estilo de las Esferas de Dyson o — algo menos esperanzador — en atmósferas altamente contaminadas. En el taller también se habló de detectar ciudades grandes en otros planetas por medio de sus emisiones de calor o de los satélites artificiales que puedan orbitar alrededor de esos planetas.

En todos esos casos es poco probable que las huellas de existencia de vida bien organizada se encuentren con facilidad. Su búsqueda exige métodos de detección avanzados que permitirían determinar si el elemento detectado confirma efectivamente el hallazgo.

Esta era la razón principal para convocar este taller. Los ponentes arrojaron luz sobre los métodos más prometedores de investigación en este sentido y qué inversiones podrían propulsar la detección.

COLABORACIÓN ENTRE EL ESTADO Y LAS ONG

Uno de los principales objetivos del taller era entender cómo puede la NASA seguir investigando con el apoyo de socios tanto del sector privado como de organizaciones filantrópicas.

El ya mencionado programa SETI es precisamente un ejemplo de esa simbiosis. Funcionó como un programa de la NASA hasta el año 1993, cuando el Congreso cambió su estatus. Desde entonces, otras organizaciones y patrocinadores como Paul Allen, el cofundador de Microsoft, se hicieron cargo de mantener el SETI.

Ahora la agencia espacial vuelve a buscar civilizaciones y este trabajo se basará en todos los conocimientos acumulados gracias al telescopio espacial Kepler y otras misiones llevadas a cabo en los últimos años.

(Fuente: RT en español )

DATOS CLAVES SOBRE LA NASA

La NASA es la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (EEUU-USA).

Fue fundada por el presidente Dwight D. Einsenhower en 1958 con una orientación civil.

Entre los éxitos más importantes de la nasa se encuentran las misiones Apolo que llegaron a la Luna. Actualmente apoya la Estación Espacial Internacional, mientras explora otros planetas, estrellas, siendo su objetivo más prioritario Marte, el planeta rojo.

FUENTE:


domingo, 9 de diciembre de 2018

Nuevo Descubrimiento en las Pirámides de Egipto



FUENTE:
CURIOSIDADES DE LA HISTORIA

sábado, 17 de noviembre de 2018

PERÚ, TIERRA DE OVNIS


PUBLICADO:

   6 Noviembre, 2013por Alan Brain



 Fotografía tomada cerca a la mina Buenaventura en la zona alta del departamento de Huancavelica en Perú.

Hace varios meses que Los Divulgadores venimos explorando la conexión entre una especie de seres extraterrestres conocida como los Anunnaki y los habitantes de culturas peruanas precolombinas como Tiahuanaco, Chavín o Nazca. Los Anunnaki son solo una de, muy probablemente, varias especies de extraterrestres que podrían haber visitado el planeta Tierra y el territorio peruano, cada una de estas especies extraterrestres con sus propios intereses y necesidades.
Cabe preguntarse,  ¿aún continúan estas visitas extraterrestres al Perú?
Es difícil saberlo. En todo caso, si aceptamos la hipótesis extraterrestre como la más indicada para explicar el fenómeno ovni, una revisión de los casos más representativos de avistamientos ovnis en el Perú podría darnos una idea de lo que está sucediendo.
Hace unas semanas, el 18 de Octubre, la Fuerza Aérea del Perú volvió a poner en funcionamiento una oficina dedicada exclusivamente al estudio del fenómeno ovni. El Departamento para la Investigación de Fenómenos Aero Anómalos (DIFAA), al estilo de la conocida serie americana Los Expedientes X, hará todo lo posible por esclarecer la verdad sobre las apariciones de objetos voladores no identificados (ovnis) en cielos peruanos.

Objeto volador no identificado en las cercanías del cerro Marabamba en Huánuco. Foto registrada el lunes 21 de Octubre del 2013 a las 5:58 pm. No es muy probable que sea un avión porque a esa hora no hay vuelos saliendo o llegando a Huánuco. (Foto registrada por Frederik Jara, profesor de la Universidad Nacional Hermilio Valdizán de Huánuco.)

El DIFAA está bajo el comando de la Fuerza Armada del Perú y tiene como objetivo recopilar información sobre avistamientos de ovnis para establecer un estudio estadístico sobre el tema.
“Nos interesa que la población que observa fenómenos aparentemente no convencionales, que le causan extrañeza o preocupación, conozca que existe una institución que hará un estudio e investigación de su información para dar una respuesta. Esto no ocurría antes”, declaró a la prensa el Coronel Julio Vucetich, director de la Dirección de Intereses Aeroespaciales de la Fuerza Aérea del Perú (DINAE) que engloba al DIFAA.
El Coronel Vucetich ha explicado que esta decisión responde a un incremento en la cantidad de reportes de ovnis en los últimos meses. Se han producido una gran cantidad de avistamientos de ovnis en dos zonas muy específicas del Perú: las cercanías del cerro Marabamba en la parte central del departamento de Huánuco y la sierra alta del departamento de Piura.

Empecemos con un breve compendio de los avistamientos de ovnis documentados más representativos del Perú.
Foto registrada en la Plaza de Armas de la ciudad de Huánuco (Perú) en el año 1943. Según el investigador Anthony Choy fue hallada en un album familiar de fotos.


El ovni de Huánuco

La imagen de arriba podría ser la primera fotografía de un ovni en los cielos del Perú. Según el investigador de ovnis Anthony Choy, esta foto fue registrada en la Plaza de Armas de la ciudad de Huánuco en el año 1943.
Para determinar la autenticidad de esta foto es necesario someter la impresión original a pruebas con emulsiones fotográficas y scanners digitales. Hasta ahora estas pruebas no han sido realizadas y, como consecuencia, el misterio sobre el objeto volador registrado en la fotografía no ha hecho sino crecer con el paso del tiempo.
Detalle de la foto registrada en 1943 en Huánuco.

El ovni de Puerto Maldonado

La imagen que se puede apreciar abajo es la foto de un ovni en cielos peruanos más conocida en el mundo pues ha sido reproducida en varios libros, artículos y documentales.
La fotografía fue realizada por el inspector de Aduanas Domingo Troncoso en Puerto Maldonado, cerca de la frontera entre Perú y Bolivia.
Troncoso relató que el 19 de Julio de 1951 observó como un extraño objeto atravesaba el cielo en esa zona fronteriza dejando una densa cola de humo o vapor y lanzando pequeños filamentos de color blanco que parecían desprenderse de su estructura. Sin pensarlo demasiado, el inspector de aduanas cogió su cámara y capturó la escena.
Según Troncoso, el objeto medía más de treinta metros de largo y su forma se reflejaba sobre las aguas del rio Madre de Dios.
La fotografía de Troncoso apareció en varios diarios y el avistamiento llegó a oídos de la Fuerza Aérea norteamericana que le encargó la investigación del caso al Coronel Hamilton McHenry quien era el agregado militar de la embajada de los Estados Unidos en Lima (Perú).
Esta foto fue registrada por el agente de aduanas Domingo Troncos el 19 de Julio de 1951 cerca Puerto Maldonado en Perú, cerca a la frontera con Bolivia.

El informe remitido por Mc Henry a la Fuerza Aérea consistía en unas cuantas anotaciones y la traducción de una noticia aparecida en un diario local:
“El color de la punta o núcleo de este disco era de un intenso color anaranjado. La dirección fue de sur a norte, siendo visible de 1 a 2 minutos, dejando un espeso rastro vaporoso que flotó en la zona por más de 15 minutos. La altitud era mas o menos de 2500 a 3000 pies. Fue visto a plena luz del día. Durante la evolución, la radio de la Corporación Peruana de la amazonia dejó de funcionar y no era capaz de transmitir o recibir señales. El Ministro de Educación de Perú mantuvo después conversaciones con funcionarios de la Embajada Americana sobre el informe del OVNI.”
Según la edición del diario “El Comercio” del 15 de Agosto de 1951, un profesor de escuela tomó otra foto del mismo ovni desde otro ángulo.
Extrañamente, el gobierno peruano consideró el avistamiento como falso ya que, según cuenta el Coronel Mc Henry, las autoridades gubernamentales le informaron que existían hasta tres fotos del ovni tomadas desde el mismo ángulo por tres personas diferentes. En todo caso, la controversia sobre las fotos del ovni de Puerto Maldonado continúa. Algunos investigadores han llegado incluso a especular que el rastro de humo del ovni era señal de que la supuesta nave extraterrestre tenía problemas técnicos y estaba a punto de estrellarse.
Detalle de la fotografia registrada por Troncoso.

Terror en el cielo peruano

El dos de Febrero de 1967, los 52 pasajeros y 7 tripulantes de un vuelo comercial que hacia la ruta Piura-Lima vivieron una hora de terror e histeria cuando un ovni se cruzó en su camino.
El avión era un DC-4 propulsado por cuatro motores de la desaparecida aerolínea peruana Fawcett. El piloto era el Capitán Oswaldo Sanvitti quien tenía más de 22,000 horas de vuelo.
Luego de una hora y media en el aire, cuando el avión volaba encima de la ciudad de Chiclayo, el Capitán Sanvitti vio algo muy extraño:
“Estábamos a una altitud de 7,000 pies cuando súbitamente observe un objeto luminoso a la derecha del avión. Ya estaba empezando oscurecer y el objeto, que emitía una fuerte luz, tenía la forma de un cono invertido. El objeto se encontraba a, más o menos, a 12 kilómetros del avión, volando a la misma velocidad, a la misma altitud, y en la misma dirección…Yo lo vi hacer una serie de movimientos a una velocidad increíble.  Se lanzó verticalmente en el aire como un dardo varias veces y luego regresó a su lugar original.”


Este un avión DC4 de la desaparecida aerolínea peruana Faucett. El mismo modelo de nave que tenía a su mando el Capitán Sanvitti el dos de Febrero de 1967. (Cortesia de Bob Garrara)

En ese momento,  el Capitán Sanvitti tomó una decisión que ningún piloto en su sano juicio hubiese siquiera considerado. Usando el intercomunicador del avión, Sanvitti le pide a la tripulación y a los pasajeros que miren por las ventanas para que pudiesen apreciar al ovni que los estaba escoltando:
“Atención a todos!!! Miren por las ventanas del avión hacia la derecha; hay un extraño objeto observándonos, es un ovni!!:
Los pasajeros miraron por las ventanas y vieron, efectivamente, un objeto luminoso de forma cónica que volaba muy cerca al avión. Elmer Núñez, jefe de edición de un periódico local se encontraba entre los pasajeros:
“Mi asiento estaba en el lado derecho. Volteé y miré hacia afuera y vi un objeto muy luminoso….el objeto subió y bajó dando saltos tan rápidos que era difícil seguirlo con la vista. Por los parlantes del avión se escuchó la voz del capitán que gritaba: ‘Ahora está a la izquierda’. Me acerque al lado izquierdo y vi al objeto de nuevo. Estaba muy cerca de nosotros. Tenía la forma de un trompo en pleno giro. Lanzaba descargas de luz de color naranja de su parte inferior.”


El dos de Febrero de 1967, los cincuenta y dos pasajeros del vuelo de la aerolínea Faucett que iba de Piura a Lima vivieron momentos de terror cuando un ovni decidió hacer piruetas cerca al avión.

El ovni desprendía ráfagas luminosas de color rojo, naranja, azul y blanco y parecía bailar alrededor del avión, moviéndose del lado izquierdo al lado derecho y de la punta hacia la cola del avión. Esto, según Núñez, asustó a varios pasajeros:
 “Muchos pasajeros estaban aterrorizados y algunas mujeres estaban al borde de la histeria. Una mujer rompió en llanto pero uno de los pasajeros le habló y la calmó. Los niños estaban deleitados con el incidente. Para ellos, esto no era más que un asunto divertido. Pero personalmente, yo estaba muy nervioso y asustado.”
Durante el tiempo que el ovni voló cerca al avión, la radio de la cabina de control dejó de funcionar y las luces que iluminan el interior de la nave disminuyeron en intensidad. El Capitán Sanvitti relata que en un momento determinado el ovni se lanzó contra el avión como si fuese a estrellarse contra el mismo:
“Entonces, de pronto, el ovni vino hacia nosotros como una flecha y pasó por encima del avión. Al hacer esto, lanzó descargas de luces de colores….Yo vi que su parte inferior tenía la forma de un embudo. Estimé el diámetro del ovni, en su parte más alta y más larga, en 70 metros. Después de pasar por encima de nosotros, el ovni se colocó a nuestra izquierda a 3 kilómetros de distancia.”
Un detalle que podría confirmar que algo extraño sucedió en aquel vuelo de Fawcett de Piura a Lima es que el director del aeropuerto Jorge Chávez en Lima, Edwin Boris, afirmó haber perdido contacto con el avión pilotado por el Capitán Sanvitti:

“Yo estaba preocupado por el hecho que el Capitán Sanviti no estaba en contacto con nosotros. No podíamos comunicarnos con él ni con su avión.”

Un grupo de autoridades militares peruanas confiscaron las cámaras y rollos de película fotográfica de los pasajeros del vuelo de Faucett de Piura a Lima del dos de febrero del 1967.

Después de haber aterrorizado a los pasajeros durante una hora, el ovni desapareció a gran velocidad en el horizonte. Inmediatamente, la radio funcionó de nuevo y la iluminación interior del avión volvió a la normalidad. Sanvitti aprovechó para establecer contacto con la torre de control del aeropuerto de Lima. Edwin Boris relató su comunicación con el Capitán Sanvitti:
“Logre escuchar su voz explicándome lo que había sucedido. El me decía: ‘Un ovni ha volado alrededor del avión, observándonos,. Los pasajeros están asustados.”
Mientras le narraba lo sucedido al operador de radio de la torre de control, el ovni apareció de nuevo al costado del avión acompañado de un segundo ovni similar en tamaño y forma. Los dos ovnis permanecieron unos minutos alrededor del avión para luego alejarse a gran velocidad.
A su arribo al aeropuerto de Lima los pasajeros fueron interrogados por autoridades militares. Varios pasajeros tenían cámaras fotográficas y lograron capturar imágenes del ovni pero apenas aterrizaron fueron confiscadas por las autoridades militares que los interrogaron.
Solo un pasajero pudo conservar el rollo de su cámara fotográfica en el que se encontraba una sola foto del incidente.  El pasajero entregó la foto a un diario local pidiendo permanecer en el anonimato. La fotografía que se aprecia abajo no es muy reveladora y no confirma el incidente pero es la única que existe. Este caso fue descubierto por el investigador norteamericano Richard Greenwell, miembro de la reconocida asociación norteamericana de estudio del fenómeno ovni conocida como APRO. El incidente fue relatado en su libro “Un estudio sobre los ovnis” publicado en el Perú en 1969.
Esta es la única foto que se conoce del vuelo de Faucett. Fue publicada por Richard Greenwell en su libro “Un estudio sobre los ovnis”.

 

Los tres ovnis de Pedro Chávez

En agosto de 1977, Pedro Chávez, reportero gráfico del diario peruano “Ultima hora”, fotografió alrededor de las seis y media de la tarde una formación de ovnis sobre los cerros de Ventanilla al oeste de la ciudad de Lima (Ver fotos de abajo).
El diario “Ultima Hora” publicó dos fotografías de los tres objetos luminosos acompañadas por el pintoresco relato de Pedro Chávez:
“No se si por los nervios o por esa estela luminosa que cegaba un poco no pude apreciar claramente los colores de los platillos…Inclusive una rara sensación recorría mi cuerpo …algo que no puedo narrar… sinceramente tuve miedo, pero trate de dominarme para que mis hijos no se asusten. Al momento de disparar el obturador mis manos temblaban, pero creo que pude controlarme.”

Recorte del diario “Ultima Hora” de agosto de 1977 con las dos fotos registradas por Pedro Chávez en Ventanilla.

Las fotos de Chávez y su relato hicieron eco en varios diarios del mundo que difundieron la noticia en grandes titulares.

Los Divulgadores hemos descubierto otra foto realizada por el mismo fotógrafo, cuando trabajaba para el diario “La Prensa”,  en el año 1968 en la región de Sicuani en el departamento del Cuzco que guarda una sospechosa semejanza con las fotografías publicadas en 1977 en el diario “Ultima Hora”. Las dos fotografías muestran tres objetos con forma de disco en una formación triangular (ver foto de abajo).
Foto realizada por Pedro Chávez en 1968 en Sicuani, departamento del Cuzco, cuando trabajaba para el diario “La Prensa”.

En la imagen de abajo se puede apreciar una superposición entre una de las imágenes registradas por Chávez en 1977 en Ventanilla y la fotografía realizada en Sicuani en 1968. Para efectos de la comparación, las imágenes han sido ampliadas pero sus proporciones originales no han sido alteradas. Nótese la sorprendente similitud entre las dos formaciones de ovnis.
¿Cuales son las probabilidades de que Pedro Chávez haya fotografiado, casi de la misma manera, la misma formación de ovnis dos veces en distintos lugares?
Probablemente, una en un millón.
Otro detalle que aporta serias dudas sobre estas fotos es que en el relato que Pedro Chávez escribió sobre su experiencia con los ovnis de Ventanilla para el diario “Ultima Hora” no mencionó que, años antes, había fotografiado la misma formación de ovnis en el Cuzco.
A todas luces, las fotos de Chávez son trucos baratos de fotógrafo criollo.
Las formaciones de ovnis fotografiadas por Pedro Chávez en 1968 (Cuzco) y en 1977 (Lima) son sospechosamente similares.

Los Expedientes X latinoamericanos

El DIFAA es la nueva versión de una oficina peruana que funcionó desde el 2001 hasta el 2009: la OIFAA (Oficina para la Investigación de Fenómenos Aero Anómalos).
La OIFAA estaba formada originalmente por el experto en derecho espacial Abraham Ramírez Lituma, el ingeniero aeronáutico Hernán Rivas Machuca, la bibliotecóloga Patricia Mezet, el reconocido antropólogo Fernando Fuenzalida y el investigador y abogado Anthony Choy.  El primer director de la OIFAA fue el Comandante de la Fuerza Aérea del Perú, Julio Chamorro.
Para Anthony Choy, abogado e investigador de ovnis y fenómenos paranormales, esta oficina fue creada siguiendo el modelo de otros países latinoamericanos como Uruguay que en 1979 creó la Comisión Receptora e Investigadora de Ovnis de la Fuerza Aérea Uruguaya (CRIDOVNI) y Chile que en 1997 fundó el Comité de Estudios de Fenómenos Aéreos Anómalos (CEFAA).


El equipo original de la OIFAA en su primera etapa. A la derecha, Anthony Choy, el investigador principal del famoso caso Chulucanas.

Una visita a las páginas web de estas dos instituciones latinoamericanas nos puede dar una idea de las razones detrás de su creación. El caso chileno es interesante pues, al parecer, fue un avistamiento específico el que provocó la creación de la CEFAA:
“A fines de marzo de 1997, observadores de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) del aeropuerto Chacalluta de Arica, fueron testigos de la aparición de fenómenos aéreos anómalos durante dos noches consecutivas, hecho que despertó gran curiosidad en la opinión pública y en los medios de comunicación. 
Ante el revuelo causado por tales observaciones…  la autoridad aeronáutica  advirtió la necesidad de crear en su seno un organismo que se preocupara de recopilar la información de las observaciones que se estaban produciendo en el espacio aéreo controlado por Chile y que cada cierto tiempo trascendían a los medios.”
Al parecer, en el Perú sucedió lo mismo.
La presión que la opinión pública y los medios de comunicación peruanos ejercieron sobre la Fuerza Aérea del Perú como consecuencia de un avistamiento masivo en el 2001, fue uno de los motivos que provocaron la creación de la Oficina para la Investigación de Fenómenos Aero Anómalos (OIFAA) de la Fuerza Aérea Peruana.
Recorte de la portada del diario peruano “El Comercio” de Abril del 2001 sobre el caso del ovni de La Molina.

 

Estamos en vivo y en directo…con un OVNI

En los últimos días de Abril del 2001, muchos habitantes de la ciudad de Lima fueron testigos del avistamiento de un ovni que pasaría a la historia de la ufología peruana como el primer ovni televisado en vivo y en directo y uno de los pocos que ocupó la primera plana de uno de los diarios más importantes de la capital peruana.
Honorio Bazalar, un vecino de la urbanización “Las Viñas” ubicada en el distrito limeño de la Molina,  observó durante varias madrugadas de Abril del 2001 un extraño objeto luminoso que parecía flotar sobre uno de los cerros cercanos a su vivienda (ver foto de arriba). El objeto brillaba durante la noche y se desvanecía progresivamente con la llegada del amanecer.
Sorprendido ante el fenómeno, Honorio contactó a los productores del noticiero matutino de Panamericana Televisión para informarles sobre el ovni.
El 25 de abril, minutos antes del amanecer, el canal cinco del Perú transmitía en vivo y en directo la imagen de un disco luminoso flotando sobre uno de los cerros de La Molina. Esta fue la primera vez en la que un canal de televisión peruano transmitió el avistamiento de un ovni en vivo y en directo.
Esa mañana, millones de peruanos desayunaron acompañados por la imagen de un objeto volador no identificado que flotaba misteriosamente sobre uno de los cerros de La Molina.
Este es el cerro de la Urbanización las Viñas en La Molina en la ciudad de Lima, sobre el que apareció el ovni durante el mes de Abril del 2001.

El suceso causó revuelo y cierto pánico entre la población peruana e incluso fue presentado en la primera plana de uno de los diarios más importantes del Perú, “El Comercio”.
Según el investigador Anthony Choy, quien en ese entonces no formaba parte de la OIFAA pues esta aún no existía, el disco luminoso no era más que el planeta Venus.
Choy se dio cuenta que el ovni mostraba su forma discoidal solamente cuando era capturado por las cámaras de video y no cuando era observado a simple vista. Para Choy, los lentes de las cámaras de video interpretaban el objeto luminoso de manera incorrecta otorgándole forma de disco, creando así la impresión de que podía tratarse de una nave extraterrestre.
Este detalle sumado al hecho de que el objeto desaparecía con la salida del sol y confirmado por una serie de análisis astronómicos de los días en los que ocurrió el fenómeno confirmaron que el ovni no era un ovni sino que se trataba del planeta Venus.
Lo importante es que la presión de la opinión pública sumada a otros factores como varios casos documentados de encuentros aéreos entre pilotos peruanos y ovnis, hizo que el gobierno peruano y la Fuerza Armada crearan la OIFAA.
El investigador de ovnis y fenómenos paranormales Anthony Choy.

Al parecer, la OIFAA original era sobretodo una oficina de contención de información relacionada al fenómeno ovni que tenía la función de blindar a la Fuerza Aérea en este tipo de temas. Esto se puede inferir ya que según Anthony Choy, el presupuesto de la OIFAA para realizar viajes de investigación era casi nulo. Muchos de los viajes que Choy realizó para investigar casos recibidos por la OIFAA fueron financiados de manera personal.
En el estudio del fenómeno ovni la investigación de campo es fundamental. No tiene sentido, crear una oficina que no dispone de presupuesto alguno para financiar investigaciones

Robos y secuestros

La OIFAA funcionó desde finales del 2001 hasta el 2009. Según el Comandante Julio Chamorro, quien fue director de la OIFAA del 2001 al 2003, la oficina recibía un promedio de tres casos diarios de ovnis.
Los testigos tenían que completar un largo cuestionario de quince páginas elaborado por el equipo de investigadores de la OIFAA que finalizaba con la siguiente aclaración:
“Este documento ha sido preparado para que usted pueda proporcionar a la FAP el máximo de información relativa al fenómeno no identificado del que ha sido testigo. La información será confidencial y será usada con fines de investigación. Su identidad se considerará confidencial.”
Todos los casos eran archivados digitalmente con el objetivo de realizar un estudio estadístico de la frecuencia de los avistamientos ovni así como las zonas con más actividad de objetos voladores no identificados.
Arriba, el local de la OIFAA. Abajo, el Comandante Julio Chamorro, primer director de la OIFAA, declarando para un medio de comunicación.

La nueva oficina (DIFAA) no podrá contar con ninguna de estas investigaciones puesto que en el 2004 todas las computadores de la OIFAA fueron robadas. Un grupo de supuestos delincuentes comunes asaltó las instalaciones de la OIFAA y se llevó, con o sin intención, tres años de investigaciones sobre ovnis almacenados en los discos duros de las computadoras.
Según el investigador Anthony Choy, a mediados del 2005, un grupo de oficiales de inteligencia de la Fuerza Aérea del Perú lo doparon con el objetivo de extraerle información. Este hecho provocó que Choy se distanciase definitivamente de la OIFAA.

El Caso Chulucanas

El caso Chulucanas fue el incidente más importante investigado por la OIFAA y es, quizás, el único caso que produjo un reporte oficial que fue presentado ante el alto mando de la Fuerza Aérea del Perú.
El 13 de Octubre del 2001, más de cien personas que participaban de la procesión del Señor Cautivo de Ayabaca en Chulucanas, a 60 kilómetros de la ciudad de Piura, observaron unas luces anaranjadas y rojizas que realizaban movimientos continuos sobre uno de los cerros cercanos al pueblo.
Estos objetos luminosos aparecieron durante el ocaso y permanecieron hasta las diez de la noche. Ivan Iza, el camarógrafo de la municipalidad de Chulucanas que estaba filmando la procesión registró un video de 23 minutos de duración en el que se puede apreciar los objetos luminosos.
Dos imágenes extraídas del video del incidente Chulucanas grabado en video por Ivan Iza. Arriba, las extrañas de luces de Chulucanas. Abajo, los pobladores observando las luces.

La OIFAA recibió el caso y designó a Anthony Choy como el investigador principal. Durante el año 2002, Choy viajó varias a veces a Chulucanas para indagar sobre el suceso. Su informe final fue presentado ante el alto mando de la Fuerza Aérea del Perú el 19 de noviembre del 2002.
Los Divulgadores hemos realizado una entrevista con Anthony Choy sobre sus conclusiones en el caso Chulucanas pues este caso constituye una de las claves para empezar a desentrañar el misterio de la ruta ovni que recorre la parte norte del territorio peruano. La entrevista será publicada en los próximos días.

Investigación ovni o desinformación

La extraña desaparición de las computadoras de la OIFAA en el 2004 y el casi secuestro de Anthony Choy en el 2005 a manos de un grupo de oficiales de la Fuerza Aérea del Perú, siembran dudas sobre el verdadero propósito de esta entidad supuestamente dedicada a la investigación del fenómeno ovni.
La creación de estas oficinas para el estudio del fenómeno ovni por parte de varios gobiernos latinoamericanos tiene un precedente en los diferentes proyectos organizados por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos de Norteamérica para el estudio del fenómeno ovni. Una breve revisión de la historia de estos proyectos nos puede ayudar a entender los verdaderos intereses que se manejan detrás de estas supuestas organizaciones de estudio del fenómeno ovni.
Arriba, el equipo del Proyecto Sign (Signo) en reunión. Abajo, uno de los documentos redactados por el Proyecto Sign.

En 1947, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos de Norteamérica decidió reaccionar ante la gran cantidad de reportes de ovnis que se venían produciendo en territorio norteamericano creando el proyecto “Sign” (Signo). Este proyecto solo duró dos años y la opinión oficial casi unánime del equipo del proyecto Sign fue si bien la mayoría de avistamientos podían ser explicados como nubes, estrellas o aeronaves militares, algunos de los ovnis reportados eran muy probablemente de origen extraterrestre.
El director del proyecto Sign, Robert Sneider, presentó, en 1948, un documento titulado “Estimate of the Situation” (“Estimado de la situación”) en el que sostenía que la mejor explicación para algunos de los ovnis reportados era la hipótesis extraterrestre.
Este documento estaba supuestamente firmado por los miembros del equipo del proyecto Sign. Supuestamente porque el documento desapareció luego de ser rechazado por los altos mandos de la Fuerza Aérea norteamericana.
El Capitán Edward J. Ruppelt, quien fue director del proyecto Libro Azul, publicó en su libro “The Report on Unidentified Flying Objects” (El informe sobre objetos voladores no identificados) lo siguiente:
“Cuando se hacen trabajos de inteligencia, si tienes algo que decir acerca de un problema vital, escribes un informe que se conoce como ‘El estimado de la situación’…(en este caso) la situación eran los ovnis; este documento decía que los ovnis eran naves interplanetarias!…Era un grueso documento con una portada oscura y estaba impreso en papeles de tamaño legal (ligeramente más grandes que una hoja de formato A4). El documento llevaba las palabras “Top Secret” estampadas con un sello. Este documento tuvo una muerte rápida…algunos meses después fue totalmente desclasificado y relegado al incinerador. Unas cuantas copias, de las cuales vi una, fueron preservadas como recuerdos de la época dorada de los ovnis.”

Arriba, el Capitán de la Fuerza Aérea Norteamericana, Edward J. Ruppelt, quien fue el primer director del Proyecto Blue Book (Libro Azul). Abajo, su famoso libro “The Report on Unidentified Flying Objects” (El informe sobre objetos voladores no identificados).

Aunque no ha aparecido ninguna copia de este documento, El Mayor de la Fuerza Aérea Dewey J. Fournet y el reconocido astrónomo Allen J. Hynek, entre otros, han confirmado su existencia.
Lo cierto es que la mayoría de integrantes del proyecto Sign fueron reasignados a otras áreas y se inicio un nuevo proyecto con un nombre que tiene connotaciones mayores: “Grudge” (Tirria).
El proyecto Grudge fue criticado desde su inicio porque su intento de desacreditar el fenómeno ovni y de otorgarle un aire cómico era evidente. Según el Capitán Ruppelt, los investigadores del proyecto Grudge casi no investigaban los reportes que recibían pero afirmaban que cada reporte era investigado exhaustivamente. Según Ruppelt y otros investigadores de la historia de la ufología norteamericana, el proyecto Grudge no siguió el procedimiento estándar de inteligencia para analizar los casos y , más bien, evaluó los reportes bajo la premisa de “Los ovnis no existen. No importe lo que vean o escuchen, no lo crean.”
La conclusión del proyecto Grudge fue que no había evidencia de que los objetos reportados fueran el resultado de una tecnología avanzada y desconocida y que, por consiguiente, no constituían una amenaza para la seguridad nacional.
En su informe final, los investigadores del proyecto Grudge establecieron que todos los avistamientos reportados eran producto de la mala interpretación de objetos conocidos, de una forma ligera de histeria colectiva, de individuos que mentían deliberadamente y de personas con problemas psicopatológicos.
Izquierda, una reunión de los miembros militares del Proyecto Blue Book (Libro Azul). Derecha, uno de los documentos preparados por el Proyecto Grudge (Tirria).

Sin embargo, contradicción o no, después de este casi “concluyente” estudio, el gobierno norteamericano inició el que sería su proyecto de estudio de ovnis más extenso con casi veinte años de duración: el proyecto Libro Azul.
Si estaban tan seguros de que los ovnis no eran más que una mezcla de fenómenos explicables ¿por qué embarcarse en casi veinte años de estudio del fenómeno?

Más allá del paradigma

Lo más probable es que los proyectos Sign y Grudge hayan determinado que algunos casos de ovnis reportados eran naves extraterrestres.
El trabajo de estos proyectos gubernamentales de estudio del fenómeno ovni debería ser buscar una explicación viable y descartar posibilidades. Si el ovni no corresponde a un fenómeno climatológico, suceso astronómico, nave militar, alucinación colectiva o distorsión visual entonces se vuelve inexplicable. El hecho que un fenómeno sea inexplicable no quiere decir que no exista.
Lo cierto es que digan lo que digan los científicos, existen cientos de avistamientos de ovnis que son inexplicables y que necesitan una hipótesis más allá del paradigma: los ovnis son manifestaciones de seres espirituales incorpóreos, los ovnis son naves de viajeros del tiempo, son naves de visitantes extraterrestres, son naves de visitantes extra dimensionales…etc

Una de las cuatro fotos tomadas por Augusto Arranda cuando caminaba por las alturas de Yungay, en el departamento de Ancash en Perú, en Marzo de 1967. Es una de las fotos más antiguas de dos ovnis.

Estas interrogantes siempre quedan flotando en el aire cuando se aborda el tema ovni. La duda persiste y no es nuestra intención convencer a nadie de nada que este fuera de su alcance o de su religión. Los Divulgadores repetimos, una vez más, que en el cosmos, hay diversas formas de vida y los seres humanos somos simplemente una de ellas.
Regresando a la oficina de estudio del fenómeno ovni del Perú.
¿La Fuerza Aérea del Perú o el DIFAA está preparada para admitir que cuando un avistamiento ovni se considera inexplicable habrá que considerar otras posibilidades que escapan al paradigma científico actual?
Al parecer, según las declaraciones de Julio Vucetich, director de la DINAE, Perú podría erigirse como el primer país en declarar oficialmente que estamos siendo visitados por naves o seres que no pertenecen al planeta Tierra:
“El objetivo es hacer un equipo mixto para hacer el estudio correspondiente con la debida seguridad para poder posteriormente como país lanzar esa información. A nivel personal, es evidente para mí que no estamos solos en el mundo o en el universo.”
El Nuevo equipo de la DIFAA está conformado por el Comandante en retiro de la Fuerza Aérea Peruana Julio Chamorro Flores, el astrónomo Barthelemy d’Ans Alleman, el físico matemático Enrique Álvarez Vita, el publicista Luis Enrique Alvizuri, la bibliotecóloga Patricia Meseth y los investigadores Giorgio Piacenza y Marco Barraza.
Dos fotos más de la serie de cuatro que registró Augusto Arranda en Ancash. Hasta el momento, no se han encontrado los negativos impidiendo así la realización de un verdadero análisis. Tampoco se logró recoger el testimonio de Arranda sobre el hecho.

Los Divulgadores esperamos que el DIFAA no se dedique a ocultar información y confundir a la opinión pública sino más bien que intente esclarecer la verdad sobre el fenómeno ovni. (El correo de contacto de la DIFAA es dinae@fap.mil.pe)
Si aceptamos como el Coronel Vucetich que no estamos solos en el universo, vale la pena preguntarnos ¿Cuál es la relación entre todos estos seres extraterrestres provenientes de diferentes galaxias, con diferentes formas y diferentes grados de evolución? ¿Qué buscan en la Tierra? ¿Qué intenciones tienen para con los humanos? ¿Vienen como amigos o enemigos?
En el siguiente artículo les contaremos la sorprendente historia del Comandante de la Fuerza Aérea peruana, Oscar Santa María, el único ser humano que se ha enfrentado en batalla aérea con un ovni y que aún vive para contarlo. Su historia ha sido reconocida por la propia CIA y el gobierno norteamericano como un evento sin explicación racional posible y que quizás involucre a seres extraterrestres.

Fuentes:
– Terra
– Tu Teve
– Richard Greenwell. (1969). Un estudio sobre los ovnis.
– Richard M. Dolan.(1945). UFOs and the National Security State: Chronology of a Cover-up 1941–1973.
– Edward J. Ruppelt.(1956). The Report on Unidentified Flying Objects.
– Michael D. Swords.(2000). Project Sign and the Estimate of the Situation.
– Michael D. Swords.(2000). UFOs, the Military, and the Early Cold War.
– A.Roberts/W.Stevens.(1985). UFO Photographs Around the World Vol.2.

FUENTE: