martes, 9 de enero de 2018

NASA REVELA IMÁGENES EN MARTE CON RASGOS COMO FÓSILES EN LA TIERRA (FOTO)

Nuevas imágenes de Marte proporcionadas esta semana por el rover Curiosity muestran rocas con rasgos que recuerdan a los fósiles.

NASA revela imágenes en Marte con rasgos como fósiles en la Tierra (FOTO)

PUBLICADO; 9 de Enero del 2018

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de EE.UU ha dado a conocer nuevas imágenes de Marte que muestran rocas con rasgos como fósiles en la Tierra. “Mientras tanto, de vuelta en Marte ... Estoy revisando estas figuras tipo bastón. Cada una mide aproximadamente un cuarto de pulgada de largo (0,4 centímetros). ¿Tal vez son cristales? O podrían ser minerales que llenaban espacios donde los cristales se disolvieron. ¡Manténganse al tanto! La ciencia continúa”, tuiteó el 3 de enero el rover Curiosity de la Aeronática. 



Se trata del primer lote de imágenes tomado en 2018 por el instrumento MAHLI (Mars Hand Lens Imager) durante los ‘sols’ (días marcianos) 1922 y 1923.


El investigador Barry DiGregorio, a su vez, dijo al portal Inside Outer Space, que las referidas figuras halladas en Marte “son similares a los fósiles de ordovícicos que he estudiado y fotografiado aquí en la Tierra”.

“Se ven notablemente similares a los fósiles de ordovícicos que he estudiado y fotografiado aquí en la Tierra”, señaló DiGregorio.

FUENTE;



martes, 2 de enero de 2018

HALLAZGOS EN EL TEMPLO GARAGAY

ARQUEOLOGÍA
PUBLICADO : Roberto Ochoa
Domingo, 8 de Octubre del 2017

Los hallazgos en este antiquísimo templo limeño dan nuevas luces sobre las primeras manifestaciones artísticas y prometen reescribir la historia prehispánica del mundo andino.

El mural guarda una estética Chavín que reafirma la antigüedad de Garagay.

Arqueólogo Héctor Walde con otro mural colorido de un ser mitad felino, mitad caimán

En el corazón del populoso distrito limeño de San Martín de Porres pasa desapercibido un enorme pampón vecino a la avenida Universitaria y rodeado de urbanizaciones y asentamientos humanos. No hay señales que indiquen el acceso y los escasos visitantes pueden estacionar su vehículo en una casita de adobes para luego de una corta caminata ascender a un montículo terroso desde donde se pueden contemplar la isla San Lorenzo, la bahía del Callao, el Morro Solar de Chorrillos y las naves que aterrizan en el cercano aeropuerto internacional Jorge Chávez.

Muy cerca a la cumbre los visitantes se sorprenden al recorrer un atrio donde resaltan dos imágenes que semejan una cabeza-clava Chavín: una conserva sus colores primigenios, la otra perdió toda coloración. Ambas unidas por una dentadura de prominentes caninos. Sobre el friso, unas enormes garras dejan entrever la posible existencia de una enorme estatua de algún ser mitológico. A pocos metros, otro ser mitad felino-mitad caimán resalta entre las cuadrículas colocadas por los arqueólogos.

Se trata de una de las primeras manifestaciones artísticas que decoraron uno de los monumentos más antiguos del mundo andino.

"Por sus características de valor universal excepcional, Garagay se convertirá en un breve plazo en el sitio arqueológico más importante de Lima, y pronto será uno de los lugares más relevantes del Perú. Y en un futuro no muy lejano, será sinónimo de la alta cultura americana", sostiene el arqueólogo Héctor Walde, director de los trabajos de investigación, conservación y puesta en valor de Garagay.

"Muchos de los elementos que identificamos como propios de otras culturas como Chavín de Huántar, tienen un claro origen en sitios como Garagay. Mientras que otros elementos son exclusivos de Garagay, y no se encuentran fuera de Lima. Caso igual sucede con Chavín, si bien tiene un largo desarrollo individual, también tiene una clara influencia costeña", añade.

Los sorprendentes hallazgos en Garagay se deben a la iniciativa de la Municipalidad de Lima por recuperar un monumento emblemático de la capital peruana. "En los últimos quinientos años, la ciudad se ha desarrollado dándole la espalda, mutilando o desapareciendo estos sitios. La intervención de la Municipalidad de Lima busca recuperar Garagay y su entorno degradado como un espacio público de primer orden, revirtiendo gradualmente su deterioro y abandono, e integrándolo a la ciudad", añade el arqueólogo.

INVASORES DESTRUCTORES

No es la primera que Garagay hace noticia por sus enigmáticos y coloridos murales. A mediados del siglo pasado, José Casafranca, Manuel Ontaneda y Aquiles Ralli realizaron las primeras excavaciones en la huaca e identificaron el enorme templo en U, un estilo de construcción considerado como la manifestación monumental más antigua del mundo andino. Años después sería Rogger Ravines quien resaltó el hallazgo de unos frisos multicolores. De ellos resaltó uno en forma de medallón, con ojos y dientes Chavín, que semejaba un sol emitiendo una lengua de fuego.

Desde entonces, Garagay se proyectaba como uno de los sitios arqueológicos más importantes del Perú reconocido, incluso, por la Unesco. Sin embargo, en 1961 el monumento sufrió su primera mutilación durante las obras de la carretera que unía el centro de Lima con el aeropuerto y con la Panamericana Norte. Luego fue utilizado como ladrillera y la empresa eléctrica construyó una torre de alta tensión sobre la pirámide que en los años 80 fue volada por Sendero Luminoso. Lo peor sucedió en la primera semana de agosto de 1985, días después de la juramentación de Alan García Pérez como presidente del Perú, cuando cientos de invasores tomaron la huaca y destruyeron exprofesamente los milenarios altorrelieves. Desde entonces, Garagay pudo recuperar algo de su territorio pero perdió para siempre las primeras manifestaciones artísticas del mundo andino.

"Si buscamos un antecedente del espacio monumental, podemos mirar a Garagay y encontrar un manejo racional del binomio plaza y arquitectura monumental. En pocos lugares se logra que la pirámide central se jerarquice de esa manera sobre su entorno, magnificando su mensaje. Por eso, sin temor a equivocarnos, podemos señalar que Garagay, es la mejor expresión del arte y arquitectura prehispánica de Lima", sostiene Walde.

Hoy sabemos que los templos en U se caracterizan por una pirámide central (escalonada) y dos proyecciones laterales que apuntan hacia el noreste. Al centro de la pirámide tienen un ambiente hundido (atrio) finamente decorado y con una escalera que lo vincula a un gran patio central donde se habrían celebrado ceremonias o albergado mercados de intercambio.

El propio Ravines reconoció que "de todos los templos en U los de Florida y Garagay son los que mejor información otorgan a los científicos sobre aquel período arcaico que va del precerámico al Chavín".

Walde añade una interesante observación: "Siempre se ha pensado que estos complejos están orientados a las nacientes de los ríos, y a las montañas, dejando de lado la gran relevancia que ha tenido y tiene el mar para las sociedades del litoral. Nosotros creemos que el eje ascendente de la pirámide central marca su orientación hacia el mar. Espacio sagrado por definición para las sociedades costeras".

ARTE MILENARIO

Si bien el arte de las pinturas murales y frisos policromados han sido hallados en otros monumentos contemporáneos, es en Garagay donde se pueden determinar las primeras manifestaciones artísticas del mundo andino.

Por su importancia ha sido convocado al equipo de Garagay el destacado conservador Ricardo Morales, codirector del Proyecto Arqueológico Huaca de la Luna, en Trujillo.

Las imágenes fueron diseñadas sobre un muro pulido. Se utilizaron pequeños adobes esféricos y cantos rodados adheridos como si se tratara de un "tarrajeado" de arcilla. Las imágenes se pintaron con motas de algodón bañadas en pintura de origen mineral entre los que sobresalen los colores negro, blanco, amarillo, azul grisáceo y rojo. El fondo se pintó con tonos rosados. Lo más interesante es que estas imágenes fueron restauradas varias veces y se usó un fijador extraído del cactus San Pedro.

Otro hallazgo sorprendente es el de una enorme piedra de casi cuatro metros de alto que permaneció enterrada durante siglos.

Walde sospecha que se trataría de una huanca: "Ascendiendo por la gran escalera, al lado izquierdo de la parte exterior del atrio, se ha encontrado una gran piedra, a manera de huanca, jerarquizando la entrada a este espacio. En teoría, las huancas, son seres míticos o personajes sobresalientes en la historia de una sociedad, que deciden petrificarse para acompañar a la comunidad de manera permanente. En este caso la huanca debió estar anclada cerca al acceso al atrio, y probablemente tengamos una versión similar al otro lado de la entrada. ¿Una pareja mítica? ¿Fundadores? Mucho hay por investigar".

Muchos de los elementos que identificamos como Chavín de Huántar, tienen un claro origen en sitios como Garagay..."Por eso, sin temor a equivocarnos, podemos señalar que Garagay es la mejor expresión de arte y arquitectura prehispánica..."

FUENTE:


LOS SECRETOS DE LA HUACA GARAGAY [FOTOS]

PUBLICADO: 31 MAYO 2017.

El arqueólogo Hector Walde ha iniciado la puesta en el valor de este complejo ubicado en San Martin de Porres. Ha descubierto dos frisos, un tótem , escaleras y restos de cerámica.

“No se sabe qué tipo de arquitectura puede haber debajo de ese manto de cantos rodados. Así como apareció el pozo circular, puede haber otro tipo de estructura que esté cubierto. Y lo que nos parece una gran explanada es en realidad un gran complejo que une todos los edificios”, dijo Walde a La República.









FUENTE:


miércoles, 20 de diciembre de 2017

UN SALUDO NAVIDEÑO


martes, 19 de diciembre de 2017

EX MILITAR QUE TUVO UN ENCUENTRO CON OVNI ROMPE SU SILENCIO

PUBLICADO: REDACCIÓN EC - 19/12/2017

David Fravor, un ex comandante que entregó 18 años de su vida a la Armada de los EE.UU., contó detalles de la vez que vio, desde el caza que tripulaba, a un OVNI

David Fravor, un ex comandante que entregó 18 años de su vida a la Armada de los EE.UU., contó detalles de la vez que vio, desde un caza que tripulaba, a un OVNI. (Foto: Captura)


"No era de este mundo", fue lo que dijo David Fravor, un ex comandante que entregó 18 años de su vida a la Armada de los Estados Unidos al referirse sobre un encuentro que dice haber tenido con un OVNI durante una misión aérea el 14 de noviembre del 2004.

"Puedo decirle, creo que no era de este mundo. No estoy loco, no he estado bebiendo. Ocurrió, después de 18 años de volar. He visto mucho sobre todo lo que se puede ver en ese reino, y esto no estuvo nada cerca", contó David Fravor en una entrevista exclusiva a la ABC News.

Según señaló el ex comandante en la entrevista, su encuentro fue una de las claves para darle inicio al programa secreto del Pentágono de Identificación de Amenazas Aeroespaciales Avanzadas.

"No vi nada como eso en toda mi vida, en mi historia de vuelos que tuviera esa performance, esa aceleración… tengan en cuenta que esa cosa no tenía alas"

Aquel día, David Fravor se encontraba en su FA-18 en una misión de entrenamiento al sur de California. Grande fue su sorpresa al notar un objeto extraño sin alas moverse velozmente de manera errática a 12 metros de él.

"Miramos hacia abajo, vemos un alboroto blanco en el agua, como algo debajo de la superficie, y las olas que rompen… pero vemos a su lado, y está volando y es este pequeño tic tac blanco, y se está moviendo: izquierda, derecha, adelante, atrás, al azar".

El comportamiento de ese objeto no se comparaba al de un jet, un avión o un helicóptero.

Fue entonces que David Fravor y su equipo deciden acercarse al objeto, pero este al notar que los aviones caza se acercaban "aceleró rápidamente, superó nuestra altitud y desapareció".

"Cuando comenzó a acercarse a nosotros, cuando comenzamos a descender hacia él, estaba volando en forma alargada, por lo que era un tic tac, con el extremo redondeado yendo en dirección hacia adelante… No sé qué fue. No sé lo que vi. Solo sé que fue realmente impresionante, muy rápido y que me gustaría volarlo", confesó el ex comandante.

La velocidad de aquel objeto quedó para siempre en la memoria de David Fravor y de su equipo.

"No sé si fue una vida alienígena, pero diré que en el universo infinito, con múltiples galaxias que no conocemos, si somos el único planeta con vida, es un universo muy solitario".

La historia de Fravor se dio a conocer esta semana después de que el Pentágono reconociera públicamente por primera vez la existencia de un programa reciente dedicado al estudio de OVNI's.

FUENTE:


EL VIDEO DE UN OVNI DETECTADO POR UN CAZA EN EE.UU.

El medio estadounidense The Washington Post publicó un video del 2004 que muestra un encuentro entre un caza estadounidense y un OVNI

PUBLICADO: REDACCIÓN EC, 19/12/2017

El medio estadounidense The Washington Post publicó un video del 2004 que muestra un encuentro entre un avión de combate estadounidense y un OVNI. (Foto: Captura)

Un ex comandante estadounidense declaró en una entrevista a la ABC News los detalles de su encuentro con un OVNI durante una misión que realizaba al sur de California desde su caza FA-18.

La historia de David Fravor se dio a conocer esta semana después de que el Pentágono reconociera públicamente por primera vez la existencia de un programa reciente dedicado al estudio de OVNI's.

El medio estadounidense The Washington Post publicó un video del avistamiento cercano que dice haber tenido el ex comandante estadounidense.

Este es el video que publicó The Washington Post:


El ex militar contó además que su encuentro fue una de las claves para dar inicio al programa secreto del Pentágono de Identificación de Amenazas Aeroespaciales Avanzadas.

El ex militar además confesó que desde el día en que hizo público su avistamiento ha recibido varias llamadas telefónicas con bromas de Hombres de Negro.

"No hay piedad en mi familia o mis amigos", cuenta.

FUENTE:


EE. UU. ADMITE QUE INVESTIGÓ OVNIS; NEW YORK TIMES DICE QUE ESTUDIOS SIGUEN

El equipo encargado de esa labor, que duró 5 años, recibió 22 millones de dólares anuales, según dijo el Pentágono.

PUBLICADO: Mundo - 2017/12/18


De acuerdo con el Departamento de Defensa, el programa concluyó en 2012, pero The New York Times afirmó que dichas investigaciones continúan.

Según el diario, entre 2007 y 2012 el programa, llamado Advanced Aerospace Threat Identification Program (Programa de identificación de amenazas aeroespaciales avanzadas), documentó extraños objetos volantes que viajaban a gran velocidad sin propulsión visible o en posición estacionaria sin medios aparentes de sustentacion.

En uno de los videos obtenidos por The New York Times se ven dos aviones caza estadounidenses que persiguen un objeto oval del tamaño de un avión de pasajeros, a lo largo de la costa californiana en 2004.

El Pentágono declaró en un comunicado que el programa terminó en 2012. “Se decidió que había otras prioridades que merecían financiación y estaba en el interés del ministerio hacer un cambio”, agregó en un comunicado.

El programa, con un presupuesto de 22 millones de dólares (más de 60 mil millones de pesos colombianos) y solamente conocido por un pequeño número de responsables, fue iniciado por el exsenador demócrata de Nevada, Harry Reid, que sentía un interés particular por este tipo de fenómenos.

“No tenemos las respuestas pero tenemos muchos elementos para justificar el hacerse preguntas”, dijo Reid en su cuenta de Twitter tras la publicación de la investigación del New York Times el sábado pasado.

Con AFP
FUENTE:


lunes, 4 de diciembre de 2017

CÓMO INICIAR UNA CONVERSACIÓN CON EXTRATERRESTRES

Texto de José Andrés Rodríguez e ilustraciones de Martín Tognola
PUBLICADO: 03/12/2017

Pues sí, hay científicos que quieren empezar una conversación interestelar con nuestros (si es que existen) vecinos de universo. Y ya han lanzado un mensaje al planeta GJ273b, uno de los dos que tiene la estrella de Luyten, a 12 años de luz de aquí.


Douglas Vakoch sonríe cuando el periodista pregunta medio en broma medio en serio si ya ha habido contactos con seres extraterrestres y los gobiernos del mundo lo esconden. “No que yo sepa, siento no poder darte una primicia”, responde. Douglas Vakoch es un hombre que se cansó de esperar. Hasta hace unos años fue director de Composición de Mensaje Interestelar del Instituto SETI (siglas que en inglés significan Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre), un proyecto que se inició a mediados de los años ochenta, con el respaldo de la Agencia Espacial Estadounidense (NASA), para rastrear señales de vida procedentes de otros planetas. Y ahora dirige el Instituto METI (Mensajes a Extraterrestres Inteligentes, también en inglés). Vakoch, con licenciaturas y másters en Religión, Psicología e Historia y Filosofía de la Ciencia, explica que “en el SETI no hay interés en enviar mensajes a posibles civilizaciones extraterrestres, sino que su objetivo es escuchar por si llega alguna señal alienígena. Por eso ­creamos el METI hace un par de años: para enviar un mensaje con la esperanza de obtener una respuesta”.

Y así lo han hecho. Desde una antena situada en Noruega, los expertos del METI han enviado un mensaje con información sobre aritmética, geometría y trigonometría, así como una descripción de las ondas de radio que transportan el mensaje y una explicación sobre el funcionamiento de los relojes. El mensaje también incluye 33 canciones creadas por artistas afines al festival de música Sónar, que se celebra en Barcelona. El mensaje se transmitió los días 16, 17 y 18 de octubre, utilizando la antena de radio del European Incoherent Scatter Scientific Association (Eiscat), de 32 metros, en Tromsø.

Es un “hola, ¿qué tal?”, lanzado al planeta GJ273b, uno de los dos planetas de la estrella de Luyten, a 12 años de luz de aquí, y que se cree que podría disponer de agua, un elemento indispensable para la vida. En el diseño del mensaje ha colaborado, además, el Instituto de Estudios Espaciales de Catalunya. Este proyecto recibe el nombre de Sónar Calling GJ273b.

De este modo, en METI quieren probar la hipótesis de que “una señal con intención, rica en información y poderosa y enviada desde la Tierra, podría incitar una respuesta de alguna inteligencia extraterrestre”, indica la web de esta organización formada por científicos de múltiples campos, desde la física hasta la sociología, pasando por la historia o la astrobiología, que han trabajado para la NASA, la Agencia Espacial Francesa o diferentes universidades.

Si se consiguiera iniciar una ‘charla’ interestelar, ¿quién debería ser el portavoz de la humanidad en una cuestión tan trascendental? El SETI ya tiene un protocolo por si llegara el caso.

Desde hace décadas, la humanidad está enviando al espacio señales de radio y televisión. Si alguien ahí fuera tiene la capacidad para oírlos, quizá ya sabe de nuestra existencia. Pero en el METI han dado un paso más, y ya han enviado una señal mucho más potente para decir: “Estamos aquí y queremos charlar con vosotros”. Nada más y nada menos que iniciar una conversación interestelar, una empresa para la cual la parte tecnológica no es la más complicada. En el pasado, se han enviado cápsulas que contenían mensajes grabados en un disco de oro. “Y algunos científicos creen que sería adecuado emplear lásers –comenta Vakoch–. Pero creo que lo mejor es enviar mensajes de radio utilizando grandes radiotelescopios”.

Y esto es lo que acaban de hacer. El verdadero reto, según este científico, “es que no tenemos ni idea de cómo pueden ser esos posibles extraterrestres y, por tanto, qué tipo de conversación podemos tener con ellos”. Y aquí la imaginación se dispara, es inevitable recordar a los bichos que han creado los guionistas de cine… y las posibilidades parecen casi infinitas.

Los científicos del METI trabajan a ciegas en este sentido. Nuestros vecinos de universo, ¿tendrán boca y ojos?, ¿se comunicarán telepáticamente?, ¿mediante señales químicas?, ¿podrán oír?, ¿sabrán qué es una pregunta?, ¿compartiremos emociones?, ¿serán muy individualistas o serán sumamente cooperativistas, como las hormigas?, ¿vivirán para la guerra, o el sentido último de su existencia será la belleza? Las preguntas se agolpan sobre la mesa de los expertos. En definitiva, ¿cómo iniciar una conversación con extraterrestres a los que no hemos sido presentados?

“Si reciben la radioseñal que les enviamos, es que compartimos cierta tecnología, y eso puede ser un inicio”, señala Vakoch. Algo común; sin eso, no habrá nada. Si son una civilización muy primitiva, no oirán nada, será como gritar en el desierto. Si pueden captar nuestras señales, tendríamos máquinas compatibles. Y si hemos producido máquinas similares, algo en común tendrá nuestra forma de pensar. Este es el razonamiento que siguen los científicos del METI. Por eso han estado meses dándole vueltas a cómo debe ser ese primer mensaje. “Está claro que no van a entender el inglés o el español, ni nuestros tuits, ni que ‘hola’ es ‘hola’”, comenta Vakoch. Por eso han empezado con un mensaje con matemáticas básicas. “Si entienden esos conceptos, querrá decir que compartimos algo de matemáticas y, por tanto, algo de nuestra forma de entender el universo”, añade.

Vakoch pone el énfasis en la necesidad de la sencillez de ese primer mensaje para ir construyendo a partir de ahí una forma conjunta de comunicación. El éxito de ese primer mensaje, en opinión de este experto, sería algo tan básico pero tan extraordinario como que entiendan que “estamos aquí y queremos conversar”. Pero, tras ese primer “hola, ¿hay alguien ahí?”, en forma de matemáticas básicas, los retos siguen siendo de tamaño galáctico. “Habrá que emplear algún tutorial para enseñarles cómo funciona nuestra lengua”, indica. Y aquí el terreno es completamente desconocido. Hasta que tengamos cierta idea de cómo son, no podremos construir puentes de comunicación.

No van a entender el inglés o el español. Se ha empezado por las matemáticas. “Si entienden el mensaje, querrá decir que compartimos algo y, por tanto, algo de nuestra forma de entender el universo”, dice Douglas Vakoch, director del METI.

Que es precisamente lo que ocurre en la película La llegada, estrenada el año pasado, en la que una lingüista se encargaba de comunicarse con los aliens que visitaban nuestro planeta. “Creo que es la primera vez que una lingüista protagoniza una película de ciencia ficción”, comenta Jessica Coon, profesora en el departamento de Lingüística de la Universidad McGill, en Montreal, y asesora en el citado filme. En él, Amy Adams, la actriz que interpreta a la lingüista, debe aprender a comunicarse con los visitantes. “Me reuní varias veces con Amy para asesorarla, explicarle cómo se enfrenta un lingüista a una lengua muy alejada de la suya”, agrega Coon, experta en lenguas indígenas de América Central.

Quizás vale la pena echar mano de los libros de historia. En el pasado ya ha habido encuentros entre culturas y lenguas muy alejadas. ¿Podría extraerse alguna lección? “Es cierto que cuando los europeos llegaron a América, se encontraron con culturas y lenguas que no conocían. Pero todas las lenguas de la humanidad comparten ciertos aspectos básicos. Cualquier bebé humano puede aprender cualquier lengua. Incluso cuando un adulto se enfrenta a una lengua nueva y lejana, puede realizar ciertas suposiciones”. Puede suponer, por ejemplo, que la otra persona tiene un nombre.

Pero ¿tendrán nombres los aliens? Por eso Coon explica que, hasta que sepamos cómo son esos posibles seres extraterrestres, “no tiene sentido trabajar en un lenguaje para comunicarnos con ellos. En todo caso, la clave sería encontrar patrones comunes entre nuestro lenguaje y el de ellos”. En la película, los malentendidos tienen un papel fundamental. Algo que ocurre incluso entre seres humanos que comparten idioma. “En el caso de que podamos conversar con aliens, este será un aspecto crucial, sentar las bases para evitar malentendidos, entre formas de comunicarse que serán muy pero muy diferentes”, añade Coon.

Vale, y si desde el METI consiguen iniciar una charla interes­telar, ¿qué? ¿Será un científico suyo quien represente a la humanidad en una conversación que sacudirá profundamente nuestra existencia? ¿A quién habría que llamar si los aliens piden que les pongamos al teléfono con nuestro líder? En el 2010, corrió el bulo de que la ONU iba a designar a la directora de su Oficina de las Naciones Unidas para Asuntos del Espacio Exterior (Unoosa) embajadora para posibles contactos con alienígenas. La ONU lo desmintió. Parece razonable llamar a alguien de la Unoosa en caso de contacto, pero este organismo está enfocado a aspectos legales de la exploración espacial y a estudiar amenazas como meteoritos, no a posibles encuentros en la tercera fase.


Aunque, por si acaso, ya se han elaborado protocolos. Seth Shostak, astrónomo en el Instituto SETI, fue durante diez años el presidente del comité encargado de gestionar esa primera conversación. “El protocolo es muy simple –explica–. Si encuentras una señal, primero asegúrate de que no es de origen humano, ya que en el pasado se han captado señales que parecían extraterrestres y finalmente resultaron ser terrestres. Segundo, en el caso de que la señal sea extraterrestre, hay que decírselo a todo el mundo. Y tercero, no respondas sin realizar previamente una consulta internacional”.

Mmmm… pero ¿decírselo a todo el mundo no generaría un pánico y un caos absoluto en Twitter y en las calles? “No tendría sentido intentar esconder algo así, porque las personas implicadas enviarían e-mails o mensajes a amigos o familiares y se acabaría sabiendo”, se muestra convencido Shostak.

Cabe preguntarse si no será muy arriesgado llamar a la puerta de una casa a la que no hemos sido invitados. Echando la vista atrás, abundan los ejemplos de encuentros entre civilizaciones que han acabado como el rosario de la aurora. Al físico Stephen Hawking no le hace gracia esto del chateo interestelar. “Si los aliens nos visitan, pasaría algo similar a lo sucedido cuando Cristóbal Colón llegó a América”, declaró en el 2010. Pero Shostak insiste en tranquilizarnos, de una curiosa manera: “Si los aliens estuvieran interesados en los recursos de nuestro planeta y contaran con la tecnología para venir a por ellos, su decisión no dependería de que les enviemos un mensaje de radio”, asegura.

Tampoco Vakoch cree que contactar con aliens vaya a iniciar la primera guerra de las galaxias. “Llevamos décadas emitiendo señales de radio y televisión al espacio. Y si los aliens quieren venir y tienen la tecnología para lograrlo, no hay mucho que podamos hacer para defendernos –comenta–. Así que creo que es preferible convencerles de que somos mejores para conversar y para aportarnos beneficios los unos a los otros que para otras cosas”, añade.

Pero, sólo por si acaso, en esos primeros mensajes, ¿no sería necesario decir algo así como “llamamos en son de paz”? No en vano, cuando nos presentan a un desconocido, sonreímos, intentamos ser amables, damos un apretón de manos, una vieja costumbre que, antiguamente, servía para demostrar al otro que no se portaba un arma. Si recibimos una señal de una inteligencia extraterrestre, ¿no nos tranquilizaría que nos dijeran que son pacíficos? “Todos queremos causar una buena impresión en una primera cita –cuenta Vakoch–. Pero tampoco podemos pasarnos y mentir. No podemos decir que somos pacíficos y altruistas. Si la conversación avanza, podríamos decir que tenemos problemillas en algunos aspectos, pero que estamos trabajando en ello”.

Aunque es posible que este científico multidisciplinar tenga éxito con el mensaje a GJ273b, sabe que, en caso de posible respuesta, él no podrá replicar. “Pasarán muchos años antes de que alguien pueda recibir el mensaje y otros muchos antes de recibir repuesta”, señala. Entonces, ¿por qué tanto esfuerzo? “Alguien tiene que empezar –dice–. Encontrarnos con seres que serán tan diferentes de nosotros sería una oportunidad para que aprendamos los unos de los otros. Y esa civilización incluso nos podría proporcionar herramientas para resolver algunos de nuestros problemas. Un encuentro así sería un espejo muy interesante para conocernos mejor”.


OTROS MENSAJES EN UNA BOTELLA

En el pasado ya se han lanzado otros mensajes interestelares con la intención de decir que somos los habitantes del planeta Tierra. En 1972, la sonda Pioneer 10, de la NASA, transportaba una placa grabada en la que estaban representados un hombre y una mujer desnudos, nuestro sistema solar y su posición. Recientemente, se han cumplido 14 años desde la última señal recibida desde esta sonda. En 1977, la NASA envió las sondas Voyager 1 y 2, que incluían “118 fotografías, 90 minutos de música, saludos en 55 idiomas humanos y un lenguaje de ballenas, un ensayo con soporte de audio que contenía desde pozos de lodo burbujeantes hasta perros ladrando y el estruendoso despegue de un cohete Saturno V, un extraordinariamente poético saludo del secretario general de las Naciones Unidas y las ondas cerebrales de una joven mujer enamorada”, como se indica en la web oficial de la Agencia Espacial Estadounidense. El científico encargado de decidir los mensajes de las Voyager fue Carl Sagan, el famoso astrónomo, astrofísico y divulgador. En su libro Murmullos de la Tierra, cuenta, por ejemplo, que los Beatles querían que se incluyera su canción Here Comes the Sun, pero no tenían el copyright, y finalmente no se incluyó. Con respecto a los saludos en 55 idiomas, se empezó con el sumerio (una de las lenguas más antiguas de la Tierra) y se finalizó con un “hola de parte de los niños de la Tierra” pronunciado por un niño estadounidense de 5 años. Ann Druyan, la mujer enamorada que prestó sus ondas cerebrales, formaba parte del equipo científico encargado de decidir los mensajes de la sonda. Y, precisamente, estaba enamorada de Sagan, con el que se casaría y conviviría hasta la muerte de este. Muchísima y variadísima información, pero quizá no haya nadie al otro lado de la galaxia capaz de entender qué es el amor o la música o un secretario general.

FUENTE:

http://www.magazinedigital.com/historias/reportajes/como-iniciar-una-conversacion-con-extraterrestres