lunes, 6 de marzo de 2017

VALENTINA TERESHKOVA, LA PRIMERA MUJER QUE VOLÓ AL ESPACIO, CUMPLE 80 AÑOS

PUBLICADO: 6/3/2017


El presidente ruso, Vladímir Putin, condecoró a Valentina Tereshkova, la primera cosmonauta, con la orden "Al mérito ante la Patria" de primer grado.


Valentina Tereshkova, la primera mujer que voló al espacio, cumple 80 años rodeada del reconocimiento y admiración de sus compatriotas por la proeza que refrendó la delantera que en su momento llevaba la Unión Soviética a Estados Unidos en la carrera espacial.

"Ese vuelo entró en la historia, fue una auténtica hazaña y un paso importante para el desarrollo de la cosmonáutica nacional, y hasta el día de hoy es un ejemplo de valor, sacrificio y amor por la patria", afirmó el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, en su mensaje de felicitación a la primera cosmonauta.

LA PRIMERA MUJER EN EL ESPACIO

El 16 de junio de 1963, con apenas 26 años, Valentina Tereshkova despegó del cosmódromo de Baikonur a bordo de la nave "Vostok-6" rumbo al viaje que inscribió con letras de oro su nombre en la historia de la conquista del espacio.


En 70 horas y 50 minutos la "Vostok-6" completó 48 vueltas al planeta y Tereshkova regresó a la Tierra convertida en la primera mujer en volar al espacio. Una leyenda.

Como se supo más tarde, fueron para ella casi tres días infernales por los vómitos que le causó el mareo durante la navegación espacial. El viaje espacial pudo haber terminado en una tragedia, como reveló años después la propia Tereshkova.

"Me percaté de que no podría regresar a la Tierra: la nave estaba orientada para seguir subiendo, no para descender. Informé de ello a la Tierra, desde donde me dieron nuevas coordenadas y las incorporé al sistema de navegación", desveló.

Después de Tereshkova, decenas de mujeres de otras nacionalidades han viajado al cosmos, pero hasta ahora ella sigue siendo la primera mujer que voló al espacio y la única que lo ha hecho en solitario.


SU LEGADO

A diferencia de EEUU, en la desaparecida Unión Soviética y, ahora, en Rusia la profesión de astronauta es casi exclusiva de los hombres.

La senda de Tereshkova la siguió la soviética Svetlana Savítskaya, quien viajó en 1982 a bordo de la Soyuz T-7 y se convirtió en la primera mujer en habitar una estación orbital, la Saliut-7, donde permaneció una semana.

Doce años después, en octubre de 1994, la cosmonauta rusa Elena Kondakova viajó llegó a bordo de la Soyuz TM-17 a la estación Mir, donde cumplió donde vivió de octubre de 1994 a marzo de 1995 completando 164 días de permanencia en el espacio.

Y no fue hasta 2014 que una mujer rusa volvió volar al espacio: Elena Seróva, quien formó parte de la expedición 41/42 a la Estación Espacial Internacional, se convirtió en la cuarta cosmonauta del país.

Al regreso de su histórico viaje, Tereshkova, a la sazón militante del Partido Comunista de la Unión Soviética, fue nombrada instructora del Centro de Adiestramiento de Cosmonauta, labor que luego compaginó con las de miembro del Soviet Supremo (Parlamento) de la URSS y de presidenta del Comité de la Mujeres Soviéticas.

Actualmente y desde 2009, es diputada de la Duma de Estado (Cámara de Diputados) de Rusia y forma parte del grupo parlamentario del partido oficialista Rusia Unida.

FUENTE:


lunes, 27 de febrero de 2017

CÓMO SERÍA VIVIR EN UNO DE LOS 7 PLANETAS DESCUBIERTOS POR LA NASA

PUBLICADO: 27/02/2017

© Proporcionado por THX Medios S.A. El planeta F del sistema Trappist-1 según la interpretación artística de los hallazgos científicos. (NASA/JPL-Caltech)

El hallazgo del sistema planetario alrededor de la estrella Trappist-1 tiene la importancia capital de mostrar un caso plausible de vida más allá del sistema solar: por primera vez se descubrieron siete planetas rocosos, de tamaño similar a la Tierra, extraños y familiares a la vez.

Aunque el sol es mucho más grande que la estrella enana ultrafría, los planetas del sistema solar están tan alejados entre sí que varían entre el calor extremo de Mercurio a los gases helados de Urano. En cambio, del B al H los planetas del sistema de Trappist-1 están agrupados a poca distancia el uno del otro, por lo cual es probable que tengan condiciones templadas y posiblemente agua en estado líquido en algunas regiones.

"Los humanos han estado luchando para aterrizar en Marte. En cambio, si en cualquiera de los planetas de Trappist-1 viven alienígenas inteligentes (y sin duda los científicos los buscan ya), viajar de un mundo a otro será una excursión rápida, en términos relativos", especuló Akshat Rathi en Quartz. Citó al director del Instituto SETI, Seth Shostak: "Es a la vez fácil y tentador imaginar un imperio multi-global que surja de este sistema, una pequeña federación de planetas en nuestro patio cósmico".

© Proporcionado por THX Medios S.A. La vida en los planetas de Trappist-1, estima la NASA, puede ser exótica.

Si bien los planetas del sistema solar tienen lunas muy hermosas, la vista no parece ser un problema desde los de Trappist-1: aun si no tuvieran lunas, lo cual se ignora por ahora, desde el tercero ya se vería el segundo como un satélite dos veces más grande que el de la Tierra. El resto de los planetas se alinearía como una visión del imaginario sci-fi. Michaël Gillon, astrónomo de la Universidad de Lieja en Bélgica y parte del equipo descubridor, agregó en Space: "Si uno estuviera en la superficie de estos planetas tendría una vista maravillosa de los otros planetas. No se verían como Venus o Marte, como puntos de luz: realmente los vería como vemos la Luna. Vería las estructuras de esos mundos".

Pero —advirtió Rathi— "los humanos necesitarían gafas especiales para apreciar este espectáculo: la mayor parte de la luz que emiten las estrellas enanas como esta del sistema recientemente descubierto pertenece al espectro infrarrojo". Y como los ojos humanos no lo perciben, esos mundos tendrían un aspecto casi totalmente oscuro. "Desde luego —agregó— podríamos imaginar que la vida alienígena habrá evolucionado para ver en infrarrojo, como las serpientes en la Tierra".

© Proporcionado por THX Medios S.A. Un planeta con vista: desde el tercero, ya se puede ver el segundo con más detalle que la Luna desde la Tierra.

Con todo, la vida no sería sencilla. Debido a que en la mayoría de los planetas se da el fenómeno llamado acoplamiento de marea —como el tiempo que tardan en girar sobre su eje es el mismo que tardan en girar alrededor de la estrella, siempre la misma cara del planeta enfrenta a la estrella— la superficie de estos globos se parte en dos: una mitad iluminada por este astro de 2.300° C (menos de la mitad de los 5.500° C del Sol) y por ende caliente y con posibilidad de tener agua en estado líquido, y la otra helada y en perpetua oscuridad. "La atmósfera, que presumimos que está presente porque de lo contrario no existiría la vida, permitiría que algo del calor se moviera de un lado a otro", se explicó en Quartz. "Pero eso sucedería mediante huracanes planetarios que podrían ser peores que los de Categoría 5 que hacen estragos en la Tierra".

Además de carecer de ciclo de día y noche, estos planetas carecen de estaciones. Los años pasan a toda velocidad: un día y medio terrestres en el planeta más cercano a Trappist-1 y unos 20 días en el más alejado.

Si la vida existiera en la zona intermedia entre la luz y la oscuridad, el calor y el frío, tendría igualmente otros obstáculos. "Las estrellas enanas ultrafrías son volubles. Algunas veces Trappist-1 podría disminuir su luminosidad hasta el 40% durante meses. Otras veces podría tener erupciones frecuentes, y eso causaría tormentas solares devastadoras". La solución para la actividad biológica es que suceda bajo tierra o bajo agua.

"Tres de los planetas tienen su órbita en lo que se conoce como la zona habitable, la región alrededor de una estrella donde el planeta puede tener una temperatura de superficie adecuada para el agua en estado líquido", señaló Calla Cofield en Space. Y como la posición de la zona habitable varía de una estrella a otra, resta saber cómo es exactamente en una tan tenue como Trappist-1, donde queda mucho más cerca de ella que, por ejemplo, la zona habitable del Sol.

Proporcionado por THX Medios S.A. Las estrellas enanas ultrafrías son volubles y presentan condiciones cambiantes a los planetas. Pero la vida tiene entre sus características la resiliencia.

Hasta que eso se conozca, "no hay garantía de que un planeta en la zona habitable de Trappist-1 pueda tener agua en estado líquido en su superficie", explicó Cofield. El estudio de los gases en esa franja permitirá comprender las características de las atmósferas, sin la cual el agua no se mantiene fluida. "Por ejemplo, en los cometas, que no tienen atmósfera, el hielo se sublima directamente en vapor cuando lo calienta el sol".

Como señaló la NASA, la vida podría tener formas exóticas en el sistema descubierto. Los planetas podrían haber sido devastados por la radiación, o girar cubiertos de nubes con un calor extraordinario como Venus. Tom Barclay, un investigador superior del Centro de Investigación Ames de la NASA, recordó sin embargo que la vida puede volver a surgir luego de los desastres. "La vida en la Tierra ha sido capaz de hibernar por períodos extensos. La vida entra en un estado de clausura, a veces durante años o décadas. Así que creo que probablemente no deberíamos descartarla, sino que deberíamos esforzarnos por estudiar si podría suceder en ese lugar", agregó Barclay.

La única mala noticia es que "las condiciones en los planetas no parecen muy favorables para la vida terrestre", apuntó Quartz.

FUENTE:



FOTOS: LA NASA CAPTA OBJETOS EXTRAÑOS “RONDANDO” UN ANILLO DE SATURNO

PUBLICADO: 27/02/2017


Los objetos podrían contener cuerpos sólidos en su interior, dado a que han sobrevivido a varias colisiones.

La sonda espacial Cassini de la NASA ha captado unas fotografías que muestran dos objetos extraños rondando el anillo F de Saturno, informa el sitio web de la agencia espacial. Estos han sido denominados como 'F16QA' (imagen derecha) y 'F16QB' (imagen izquierda).

Los investigadores indican que los objetos se estrellan ocasionalmente a través del núcleo brillante del anillo F, produciendo espectaculares estructuras de colisión, y dado que han sobrevivido a varias de ellas, sugieren que podrían contener cuerpos sólidos en su interior.

El débil séquito de polvo que se observa a su alrededor en las fotografías es probablemente el resultado de una colisión reciente. Los científicos sugieren que se han formado a raíz de las perturbaciones provocadas por la luna Prometeo.

Estos objetos fueron detectados originalmente en la primavera del 2016 a medida que la sonda espacial pasaba de órbitas más ecuatoriales a órbitas con una inclinación cada vez mayor sobre el ecuador del planeta.

FUENTE:

LA CIENCIA LE NECESITA: LA NASA PIDE LA AYUDA DE LOS AFICIONADOS PARA BUSCAR EL 'PLANETA NUEVE'

PUBLICADO: 27/02/2017


El investigador principal del portal Zooniverse, Marc Kuchner, cree qie el vasto territorio existente entre Neptuno y Próxima Centauri, la estrella más cercana a nuestro Sistema Solar, podría encontrarse el cuerpo celeste.

El portal de ciencia Zooniverse, que está financiado por la NASA y que permite a cualquier ciudadano participar en proyectos científicos, ha invitado a astrónomos aficionados a unirse a la búsqueda del enigmático 'Planeta Nueve', que se presume podría orbitar más allá de Neptuno.

Para tal propósito, los interesados deben visitar la página oficial del proyecto denominado Backyard Worlds: Planet 9 (Mundos en el patio trasero: Planeta 9) y revisar breves películas a partir de las más de mil imágenes captadas por el telescopio espacial Wide-Field Infrared Survey Explorer (WISE), el cual está destinado a estudiar la radiación infrarroja.

De esta forma, la tarea de los entusiastas es intentar identificar entre las fotografías –obtenidas entre 2010 y 2011– cualquier objeto que se haya movido gradualmente y marcar el hallazgo con una herramienta de selección de fácil uso ofrecida por el sitio web. "Hay poco más de cuatro años luz entre Neptuno y Próxima Centauri, la estrella más cercana, y gran parte de ese vasto territorio está sin explorar", ha señalado el astrofísico de la NASA y principal investigador del proyecto Marc Kuchner.


Según Kuchner, ello se debe a que al haber tan poca luz solar en esa región, incluso los grandes objetos apenas brillan en la visible. Pero el WISE, según el experto, "pudo haber captado cosas que de otro modo nos habríamos perdido".

Con el fin de disminuir el margen de error, cada imagen es mostrada a múltiples usuarios. La búsqueda ofrece además la oportunidad de descubrir otros cuerpos celestes como enanas marrones –llamadas a veces también estrellas fallidas– y de que los hallazgos sean mencionados en publicaciones científicas.

En el momento en que se cerraba esta publicación, se había analizado el 73% de las fotografías con la ayuda de más de 24.000 voluntarios.

FUENTE:

miércoles, 22 de febrero de 2017

HALLAN 7 PLANETAS DEL TAMAÑO DE LA TIERRA, DONDE SE PODRÁ BUSCAR VIDA

PUBLICADO: 22 DE FEBRERO 2017


Una recreación artística divulgada este miércoles 22 de febrero por el European Southern Observatory muestra los siete planetas que orbitan alrededor de Trappist-1, ordenados según la distancia que les separa de la estrella.





Los científicos hallaron alrededor de una pequeña estrella un fascinante sistema de siete planetas del tamaño de la Tierra, que representa el terreno más prometedor hasta la fecha para analizar si hay vida más allá del Sistema Solar.

"Hemos dado con el buen blanco" para buscar la eventual presencia de vida en los exoplanetas -fuera del Sistema Solar- declaró Amaury Triaud, coautor del estudio publicado este miércoles por la revista Nature.

Los siete planetas giran alrededor de una pequeña estrella ultrafría, la Trappist-1, situada a "únicamente" 40 años luz de la Tierra.

Tienen un tamaño y una masa similares a las de nuestro planeta, casi seguro son rocosos, y tres de ellos están situados idóneamente para albergar océanos de agua líquida.

Para los científicos, su proximidad a la Tierra y la penumbra de su estrella enana roja representan unas ventajas cruciales para analizar su atmósfera y buscar las combinaciones químicas indicadoras de una eventual actividad biológica.

"Hasta ahora, no teníamos los planetas adecuados para saber" si hay vida más allá de nuestro Sistema Solar, dijo en rueda de prensa Triaud, de la Universidad de Cambridge.

El sistema Trappist-1 no solo es -entre los conocidos hasta ahora -, el que tiene el mayor número de planetas del tamaño de la Tierra que orbitan alrededor de una sola estrella, sino que en él abundan las zonas temperadas, es decir, donde no hace tanto calor como para que se evapore el agua, ni tanto frío como para que esta se solidifique.

A la vez, el hallazgo supone un nuevo indicio de que la Vía Láctea puede albergar miles de millones de mundos de tipo terrestre.

Sorprendentemente, los científicos podrían haber estado buscando en el lugar equivocado, según los últimos hallazgos.

"Fue una buena idea estudiar alrededor de las estrellas más pequeñas de nuestra galaxia y cercanas a nosotros", dijo el autor principal, Michael Gillon, profesor de la Universidad de Lieja, en Bélgica.

"Esto es algo que nadie hizo antes: la mayoría de astrónomos se habían concentrado hasta ahora en estrellas como nuestro Sol", añadió.

Gillon y su equipo empezaron a rastrear la Trappist 1 -con una masa que representa menos del 10% de la del Sol- en 2010 y cinco años después indicaron haber hallado tres planetas en su órbita gracias al pequeño telescopio Trappist del Observatorio Europeo Espacial, basado en Chile.

Los detectaron utilizando el método de "tránsito": cuando un cuerpo que sigue una órbita pasa entre una estrella y el telescopio de un astrónomo, la luz estelar se atenúa de una forma cuantificable.

Trappist es un acrónimo en inglés que significa Pequeño Telescopio para la transición de planetas y planetesimales, pero también es un guiño a las cervezas elaboradas en Bélgica siguiendo un método centenario de los monjes trapistas.

Los científicos se dieron cuenta de que los cálculos no cuadraban, por lo que pidieron emplear el telescopio espacial Spitzer de la NASA, afirmó Emmanuel Jehin, coautor del estudio, también de la Universidad de Lieja.

"Esto nos permitió periodos de observación durante las 24 horas, lo cual fue crucial para descubrir que había siete planetas".

Desde la Tierra, los astrónomos solo podían rastrear la actividad alrededor de la estrella durante la noche, mientras que desde el espacio, "observamos continuamente", agregó.

Estos planetas giran alrededor de la estrella enana roja en entre 1,5 y 12 días, ya que están mucho más cerca de ella que la Tierra del Sol.

Gillon y su equipo empezaron a analizar la atmósfera de cada planeta. "Hay al menos una combinación de moléculas" y "si (esta) estuviera presente de forma relativamente abundante, esto nos indicaría con un 99% de fiabilidad que hay vida", dijo este científico.

"Pero a no ser que detectemos un mensaje procedente de una forma de inteligencia de fuera de nuestro sistema solar, nunca estaremos 100% seguros", según Gillon.

FUENTE: 




viernes, 10 de febrero de 2017

ESTE VIERNES 10 DE FEBRERO SUCEDERÁN 3 FENÓMENOS ASTRONÓMICOS AL MISMO TIEMPO

La noche de este viernes será especial para los astrónomos.


PUBLICADO: 10 MARZO, 2017


(Agencia N+1 / Ángel Manuel Suárez). La noche de este viernes que coincidirán tres fenómenos astronómicos de distinta consideración. Se darán la Luna de Nieve (en algunos países de América del Norte y Europa llaman así a la primera luna llena de febrero), el eclipse lunar prenumbral y un poco después pasará el cometa 45P, que hizo su máximo acercamiento al Sol a principios de año.

Estos tres fenómenos no serán visibles desde Asia ni Oceanía y por el contrario, serán completamente visibles desde Europa, América, Oriente Próximo y Africa. El eclipse lunar penumbral se produce cuando la sombra exterior de la Tierra cae sobre la Luna, dejando a la vista una sombra muy tenue.


Sombras y cometas. Esta será proyectada sobre la Luna desde las 22:34 GMT (5:34 p.m. en hora peruana) del 10 de febrero. Alcanzará su máximo a las 00.44 GMT del sábado 11 (07:34 p.m. del viernes en Perú) y acabará a las 02.53 GMT (9:53 p.m.).El mismo día hará su paso el cometa cometa 45P/Honda-Mrkos-Pajdusaková.

El nombre de este cometa viene de 1948, cuando los astrónomos Minoru Honda, Antonin Mrkos y L'udmila Pajdušáková lo descubrieron. Realiza una órbita elíptica alrededor del sol, tardando más de cinco años en completarla. El período para completar este circuito es corto, lo que facilita que sea visible con mucha frecuencia —aunque muy pocas veces se dieron tan buenas condiciones como a principios de año.


FUENTE:





lunes, 6 de febrero de 2017